PaleoForo


 
ÍndiceÍndice  BuscarBuscar  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  
Publicar nuevo tema   Responder al tema
 

 Una batallita de honderos

Ir abajo 
AutorMensaje
AurelioApe
Moderador
AurelioApe


Mensajes : 2218
Fecha de inscripción : 01/07/2011
Localización : El Mierditerráneo

Una batallita de honderos Empty
MensajeTema: Una batallita de honderos   Una batallita de honderos EmptyLun 28 Sep 2020, 22:05

Siguiendo el hilo de otros vídeos sobre las tácticas militares para usar las tropas de proyectil en la antigüedad, en concreto los honderos, baleares para más señas, os propongo una batalla entre Cartago y Roma.
El número de efectivos es similar en los dos bandos, teniendo Cartago una unidad más. Roma despliega su caballería e infantería más poderosa: dos unidades caballería pretoriana y dos de guardia pretoriana, temibles las cuatro; una unidad de legionarios; una de triarios; una de guardias y dos de jabalineros de leva. Los legionarios son una amenaza real, los triarios unos veteranos duros de pelar, los guardias un pequeño estorbo y los jabalineros no son rival para nuestros honderos, pero estando en rango de tiro sus jabalinas matan como los de otra tropa más cualificada.
Cartago contrapone cinco unidades de hoplitas libios, que aunque arrastran veteranía no pueden vencer en un mano a mano a la caballería romana, aunque con sus lanzas pueden dañarles seriamente; tampoco a los pretorianos; ni siquiera a sus legionarios ni triarios. Sus dos unidades de infantería libia solo están a la altura de los legionarios y triarios. El punto fuerte está en sus dos unidades de honderos baleares que son su esperanza, si los usa bien. Los peltastas libios son infantería; pero antes de trabar cuerpo a cuerpo lanzan un número limitado de jabalinas convirtiéndose así, por un tiempo, en una unidad de proyectil más.




Si vas a ver el vídeo, no leas de momento la descripción de la batalla, me interesaría saber si he dado con el lenguaje visual adecuado para que se entienda el desarrollo de la misma. Ya me diréis.








La Batalla.
Sabiendo, Cartago, que no tiene caballería, sus movimientos están limitados. Su infantería inferior no es rival para la romana. El plan del general cartaginés pasa indefectiblemente por intentar trabar a la caballería romana entre dos unidades de hoplitas e intentar acabar con ellas o al menos retenerlas en combate el mayor tiempo posible. Si esa caballería campa a sus anchas, el destrozo está garantizado y la batalla perdida. El resto de la infantería, tratará de aguantar la embestida de los romanos, aunque sabe que no tendrá mucho tiempo antes de que empiecen a ceder. Su oportunidad está en los proyectiles que claramente están a su favor. Los honderos parapetados detrás de las lineas propias, con casi el doble de rango que los jabalineros, intentarán eliminar todos los posibles en los primeros compases de la batalla, luego disparos estratégicos aquí y allá según convenga para que cuando la caballería contraria esté eliminada o huyendo, colocarse en la retaguardia enemiga y apedrearlos a placer. Las pedradas de frente, a tropas de ese nivel, son poco eficaces; buena armadura, se protegen bien con el escudo y caen muy pocos efectivos por andanada; la ventana de tiempo para efectuar los disparos es estrecha, desde que entran en rango hasta que se traban con tus tropas; en esos momentos ya no conviene dispararles por el peligro de hacer caer a los tuyos bajo fuego amigo; la única posibilidad es situarse a su espalda o flancos mientras están ocupados en luchar con la infantería propia, así los disparos son mortales.
El plan sale bien por el flanco derecho, la caballería se traba hasta su final, los hoplitas que luchaban con ellos quedan libres para cercar a los pretorianos. Los honderos sobrepasan sin dificultad la linea del frente y se sitúan en retaguardia enemiga haciendo los suyo desde allí.
No tanto por el izquierdo, en que fue necesaria la combinación de hoplitas, peltastas, honderos y caballería del general para ganar el flanco.
El flanco derecho cae sin remisión rodeado por tropas inferiores.
Su centro no puede romper la linea, recibe castigo de proyectiles desde atrás y cae, antes incluso de que los honderos del flanco izquierdo se pongan a su retaguardia y se unan a sus compañeros en la fiesta de la piedra.


Resultado final, victoria ajustada.
Cartago despliega 1140 hombres, pierde 488 y hace 620 bajas.
Roma despliega 930 hombres, pierde 630 y hace 462 bajas.
La diferencia entre las bajas propias y las que hace el enemigo es el llamado fuego amigo. Cartago ha perdido 26 hombres por ello y Roma solo 10. Un mayor uso de los proyectiles eleva la posibilidad de bajas aliadas. Intento ser cuidadoso con ese aspecto; pero no he conseguido nunca cero bajas por fuego amigo.


Interesante dar un vistazo a las estadísticas por unidades. Por el bando cartaginés, los honderos del flanco derecho hicieron 194 bajas, los del flanco izquierdo 126, tuvieron una situación más complicada. La infantería en conjunto no lo hizo mal, obtuvieron entre 30/50 bajas por unidad, llevándose la peor parte de la batalla. El general contribuyó con 36 bajas a la victoria.
Los pretorianos romanos con 128 y 131 bajas fueron unas fieras a pesar de luchar rodeados y de recibir proyectiles por la espalda, su caballería solo eliminó a 40 y 53 porque las lanzas hoplitas les pudieron limitar su poderío, el resto de unidades romanas simplemente no tuvieron ocasión de dar la talla. El general romano hizo unas irrelevantes dos bajas, perdiendo prematuramente sus efectivos en una carga frontal.


Este es un ejemplo de como pudieron usarse los honderos en un campo de batalla, esta estrategia no es invencible, el contrincante es una IA y eso facilita las cosas. Un comandante real, comprendiendo las ventajas y desventajas de sus tropas, hubiera intentado hacer que la caballería acosase a los honderos manteniéndolos fuera de rango o de tiro favorable y aprovechar cualquier brecha para cargar por el flanco y retaguardia de la infantería, que estaría ocupada bregando con los pretorianos y compañía. Los débiles jabalineros, entrando en segunda fila, podrían respirar tranquilos porque los honderos están lejos o muertos y si la situación lo permitiese, ponerse en la retaguardia enemiga y multiplicar el daño de las jabalinas. Obviamente ante esto, los movimientos de Cartago serían otros y dependería de la habilidad de uno u otro general en saber colocar las unidades adecuadas en el lugar y momento adecuado.

Discupad la chapa.

_________________
...entonces, el simio se puso en pié y cogió una roca...
Volver arriba Ir abajo
 
Una batallita de honderos
Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Asociación de honderos
» Honderos Balears
» honderos Baleares
» Encuentro de honderos en Viladecans 2015
» I quedada honderos 2016

Permisos de este foro:Puedes responder a temas en este foro.
PaleoForo :: ARMAS PRIMITIVAS :: La Honda.-
Publicar nuevo tema   Responder al temaCambiar a: